Historia

Enclavada en un cortijo de principios del siglo XX, entre el conocido Soto de Viñuelas y zonas adyacentes que delimitan el monte del Pardo, La Hípica fue una antigua vaquería y casa de postas de amplios terrenos y cuadras de piedra que desde 1970, se convierte en el Club Hípico que posteriormente dio paso al nombre de nuestro Restaurante.

Un legado histórico en un entorno paisajístico privilegiado que el 12 de abril de 1994 abre sus puertas como La Hípica de Tres Cantos, con Manuel Gomes Ferreira, Domingo Noya Cuns y Arturo Torres-Pardo Muñoz al mando, como socios fundadores.

No es de extrañar que dos de los grandes referentes de la gastronomía en Venezuela, viajeros y emprendedores por naturaleza, quedaran atraídos por los rincones y el acogedor ambiente que da entrada no sólo a la finca, sino también al cortijo que alberga unas instalaciones solariegas de rancio abolengo, donde su historia es hoy el encuentro de todos sus recuerdos, sus ilusiones, su esfuerzo y su éxito.

Alzando la vista observamos una enorme casona con detalles estéticos y arquitectónicos que dan fe del esplendor de lo vivido, pero también de un presente muy vivo cargado de la ilusión constante de todo su equipo de trabajo, hoy liderado por Marga Gómez.

La Hípica sigue reinventándose abriendo su espacio al concepto más amplio y exclusivo de la Restauración a través de iniciativas y servicios entre otros muchos avances.

Es la casa de una gran familia con una firme tradición: evolucionar de manera constante adaptándose a las nuevas necesidades sin olvidar nunca sus orígenes, su excelencia culinaria y su gran calidad humana.